Libertad

Y viajaré por mundos inhóspitos, sin
la razón que me denuncie al corazón
sin un solo reclamo a mi conciencia 
¡ Dios nos libre !

Atravesaré atajos a toda hora
y sin detener mi marcha como el 
soldado en el fragor de la batalla
¡ Dios nos libre !

Amanecerá aminorada mi 
carrera, aun así yo redoblaré
mi fuerte apuesta contra el Diablo
¡ Dios nos libre !

Seguiré mis sueños sin un puñal que 
tiña mi manos sin esa palabra que 
hiere detrás de tus adorados labios
¡ Dios nos libre !

Y al final del día descubriré
una placa en el mural de los santos,
y escribiré en el dorado metal: 
¡ Amor dime !