La hoja afilada con rayos que devuelven
su luz  al próximo artilugio
que hombres desconocidos
hubieron de inventar,
se mantiene en el corazón
que marcha con sus manecillas
marcha dolorido
y sus segundos
de muerte dolidos,
recriminan a algún Dios
ser victimas de voz,