Derramo la copa de vino cuando
tu sonrisa se vuelve
una espada de Damocles y yo
sigo despierto sin
tu dulce amor