Dorado el puño de la daga
como la cubierta del Cristo
que descansa en la infinidad,
como tus cabellos que tal
oro a mis ojos reflejan
mil deseos,
y plateada la hoja que