El segundo minuto de la mañana
remontó el caserío sin 
mirar el sol, 
donde las miradas mueren
luz enceguecida
que dora la piel
si es de