Constancia

Como una mujer encantadora
A mis ojos soy yo quien te adora,
Contra el Libro Sagrado
aún mis ojos te lloran...