Soneto al cielo

Y fulgura eterna la paz sublime
sus destellos soplan la ventisca sabia
sus destellos roban el sosiego, calma,
calma almas más no te detienes: dime

...