Faroles

Eran faroles con ese estilo del novecientos,
siempre golpeaban sus fraguadas manos
a la puerta de mi vista, como si empeñaran oro
una noche me despertaron y no era en vano

antorchas alumbrando tus olvidados blancos tacos,