La Conspiración del Candelabro Rojo ( ¡Despiértate! )

Y leyó Dimitri "Tú que duermes, despiértate, levántate y la luz de Cristo brillará sobre ti", ante semejante panorama en su investigación, consideró que no sería mala idea cargar todas sus herramientas e ingresar en tan misterioso edificio. Si algo describía al mismo en forma unívoca a la par de otros, era su imagen, no quedaban dudas que era único, ni los más extravagantes arquitectos de la historia, incluyendo Gaudi y Salomone podrían decir que en efecto era su estilo una excepción. En dicha obra había algo que excedía al misterio también, era cálido, era un estupendo lugar. Abiertas las puertas no dudó en sonreír, la parte interna de una de las hojas, tenían dos versos, uno por hoja:

Recibirás la palabra en tus manos
Más no verás quien las ha enviado
Será misterio y vida, no deberás
Entender, tan solo leer el verso
Y en sus letras amándose verás
....

El verso continuaba y rebelaba una gran verdad, muchas veces invisible a los ojos, la luz que en rayos tal disparados caían desde dos ventanales en lo alto del gran hall, iluminaban en otras partes del espacio esa puerta, cerrada y ya dentro del edificio si uno miraba desde el centro, debajo de una gran araña colgante con velas de luz, los versos eran iluminados en tal forma que convertían una simple puerta de dos hojas en una obra de arte...