Vorágine

La vorágine que encendió mis llamas
y estas aguerridas como en una rebelión
proclamaron sin ser Dios
¡ Al cielo damos amor !

Y así comenzó el camino de la vorágine,
donde se sucedieron los hechos
que relato, donde las voces
alejándose gritaban lo inaudible
esos rostros desdibujándose a mis ojos, inentendible,

las praderas, el puente, el torrente
las cimas y sus nieves, la lluvia
suave y la niebla de la tarde,
el volcán retobado, los cielos bravos,

por la carretera se cruzaron abstraídas ideas,
unas ideas se trenzaron con mi amor,
fuerte pelea mi amor la pasión versus los diablos
eran fuertes más hubo que golpearles
con el amor, nos escondimos de sus salvajes frases
de la fría nieve las temidas tempestades, 

yo y mi amor a tus verdades;
a la mañana siguiente la vorágine me reclamó
que tus sagrados tiempos no dejen su pasión
por ideas salvajes por caminos sin valles...


....