La estirpe de una palabra

Tiene una historia su vida
Que reluce sin brillar
En su letra está la savia
De los árboles que sabe engalanar,

Los destinos que no quiere acallar
Los gritos de una noche solitaria
Y las risas gregarias sin forzar
las Lágrimas,

Las lámparas aladinas que sugieren hechizar
lágrimas y risas como en la vida,
Riegan con letras su estirpe que vive
Con tus momentos la misma edad,

Jugasen las letras con Dioses
Serían sonrisas
Serían sonrisas libres,
Si jugasen las letras sin Dioses...

una noche más
Una voz alejandose
Y en esas imágenes entrometida
sin la esencia de las flores, una palabra noble...

....