Vestida por Dios

Y el como el suave vestido de una gacela
En el idílico paisaje su agraciado rostro
Se presentó, pura ella, vestida por un tal Dios,

Fuese un pintor diría crinas y azabache
La arisca ventisca juega en el aire contigo
Tus cabellos son mágicos y lo recito tanto,

Al lento trote en el cielo como en el jagüel
Yo hoy te veo, fuese estrella diría
que juego bello, no es cruel ni malvado no denso,

Y vestida de gacela ella en mis ciegos sueños
Promete a mis enraizados deseos a viva voz,
Así con una palabra en silencio, bella ella.