Persisten

persisten las sombras, ataviadas y sobrias, fuese la moda diría
lúgubre que estás ahora

persisten los rayos entrometidos
del sol, sorpresa a la sombra
cuando ya dueña se cree
de todas las horas,

una discusión ardua entre los delfines
de la sombra, del sol, argumentan
una que ya no hay camino
y el otro solo deseos le ha dicho

persisten en el inerte aire
la una y el otro, no desean
mirar el reloj, no desean
ser esclavos del tiempo,
no aun que hay cielos